Mercancía, capitalismo y ‘libertad’

Mercancía y dinero. Un auto hecho con un billete de un dólar. Foto: orudorumagi11.

Por Diego Acevedo para FCE DEBATE Y OPINIÓN

La irrupción de la mercancía -de una vez por todas- en la sociedad resultó decisiva para cambiar la configuración de las relaciones económicas y sociales, esta sería la pieza principal del “rompecabezas capitalista” que hoy conocemos; aunque más tarde el dinero ocupará ese lugar como la mercancía principal de la pirámide.

Para entender el cambio de mentalidad que se produce con la expansión de la relación mercantil y el nacimiento de la dupla sociedad Civil – Estado, es necesario remontarse al derrumbamiento del Imperio Romano como hecho histórico que deriva luego en el modo feudal de producción. Se produce un quiebre en el cual el capitalismo ya no encontraría limites para continuar con su desarrollo. La burguesía se muestra como expresión de la misma y encuentra un lugar para desarrollarse, las bases del pensamiento burgués estarían a la par del desarrollo y configuración capitalismo comercial -su primera fase- representando un modo de vida regido por la “libertad” en todos sus aspectos.

La configuración del nuevo orden. El Imperio Romano estaba organizado en torno a grandes ciudades que comerciaban entre sí bajo la dependencia de un poder único que regía el orden político en todas sus aristas. Toda su estructura económica, social y política estaba fundada sobre la dependencia del mundo rural respecto a los centros urbanos. Con las invasiones germánicas este mundo se quiebra (1). Las ciudades se tornan inhabitables y peligrosas, el monopolio de la seguridad se derrumba y por lo tanto se produce un desmembramiento de la sociedad; en este contexto la gente se dispersa y busca nuevos horizontes en un mundo caótico que empieza a cambiar nuevamente. El mundo retrocede y se ruraliza, el feudalismo se impone como un nuevo modo de producción incuestionable y amparado bajo cuestión religiosa. El vasallaje, denominación de la relación entre vasallo y señor. Era un contrato sinalagmático (con obligaciones por ambas partes) que se establecía entre dos hombres libres (2). El vasallo se comprometía a trabajar la tierra y retribuirles los beneficios derivados del trabajo a cambio de protección que le brindaba el Señor Feudal. El contexto de caos en el cual Europa vivía, había sido devastada por las guerras germánicas y continuaban los resabios de aquellos sucesos violentos. Las ciudades comienzan un proceso de reconstrucción, lento pero constante. El feudalismo impendía el desarrollo mercantil; primero porque la producción estaba destinada a satisfacer las necesidades de los feudo y prácticamente no había excedentes; segundo, la falta de un lugar concreto para vender las mercancías era visible puesto que la ciudades donde antes se comerciaba estaban en ruinas y la protección no estaba asegurada. La revolución burguesa del siglo XI empieza a socavar los pilares del modelo feudal, el desarrollo urbano empieza a copar el mundo rural inexorablemente.

El desarrollo de la burguesía –incipiente capitalismo comercial- empezaría a cuestionar el pensamiento dominante de la época en todas sus facetas. La escolástica del siglo XII era una corriente filosófica que estaba vinculada fuertemente con la filosofía aristotélica, esta trataba de unir la fe con la razón y sostenían lo siguiente: partía del presupuesto de que la inteligencia humana es capaz de alcanzar la verdad mediante métodos especulativo; la ley divina, el derecho natural y el derecho positivo (3). Tomás de Aquino trata de retomar la concepción de unir lo divino con lo racional, que había sido criticado en el mundo antiguo, los cuestionamientos y críticas a la doctrina platónica por parte de Aristóteles, significaban un precedente que no podía ser ignorado. No obstante, esto permite una reconfiguración del pensamiento basado en la concepción divina ya que Aquino la adapta a los tiempos que corren. El pensamiento escolástico está reconfigurado bajo la concepción aristotélica del entendimiento que más tarde –como en el pasado- entraría en crisis puesto que no podría explicar ciertos fenómenos. La ciencia para Tomás Aquino, si bien puede comprender ciertos principios o leyes que explican el ámbito fenoménico de los procesos humanos y naturales, se ve subsumida a los elementos metafísicos de la vida de la realidad divina (4). Esta definición tenía fuertes implicancias en la vida social y económica. Aquino, representante del pensamiento basaba sus explicaciones económicas de la moneda, el valor de las mercancías y el precio justo bajo una concepción moral-cristiana. Una vuelta de tuerca para el viejo pensamiento donde nuevamente la realidad divina termina explicando todo.

El nominalismo se impone sobre esta forma abstracta de explicar los sucesos y basan que de la realidad debe está sujeto a lo sensible; el razonamiento y la experiencia bajo un análisis metodológico son la forma eficaz de analizar la realidad. La crítica al realismo es demoledora: si se niega que el concepto es real, toda dogmática cristiana se desmorona, porque todo dogma es de tradición platónica o plotiniana (5). La crítica nominalista va a empezar a cuestionar el pensamiento aristotélico-tomista, autores como Copérnico, Buridan, Oresme y Ockhan van a tratar de explicar los sucesos, entre ellos, los fenómenos económicos fuera de esta óptica religiosa-moral y empezar a dar la separación que definitiva entre la fe y la razón, que tiempo atrás había sido cuestionada pero que ahora encontraría el quiebre definitivo. El pensamiento burgués empieza a construir un nuevo modo de pensar que se va articulando a la par del desarrollo mercantil. La mercancía va transformando las relaciones sociales, los mecanismo de mercado -incipientes del capitalismo- van operando y transformando todo. Los nuevos ricos -burgueses- empiezan a inferir en la política y economía, sectores de la sociedad que estaban exclusivamente ligados a la aristocracia, la iglesia y terratenientes. El financiamiento del poder directamente o indirectamente –como los impuestos- bajo la figura del príncipe. Van creando las condiciones necesarias para el desarrollo del poder económico de la burguesía que se vería más tardes en acciones políticas. Por ejemplo, el atesoramiento de oro por parte del Príncipe requería en gran medida del desarrollo incipiente de las mercancías; recurrían a “ablandar” la moneda para tener oro extra, poniendo menos cantidad de oro en las monedas contradiciendo el signo monetario que llevaba impresa. La mercancía empieza a actuar como un disciplinador social que se ve en la conformación de la Sociedad Civil-Estado. La libertad para conocer y actuar son las bases de la son las bases del Estado Moderno.

Yo te quiero libre

Libertad para conocer. La fe y la razón van por caminos distintos, el hombre empieza a considerarse “libre”, tiene libertad para cuestionar y separar los sucesos relatados bajo la concepción divina para ser explicados bajo pensamiento racional. La ciencia empieza a tener más protagonismo en la explicación de fenómenos que antes estaban mezcladas con lo religioso.

Libertad para actuar. La mercancía aparece como una relación social universal, sobre la cual, la base de la libertad para la compra-venta y la despersonalización de los actores involucrados en la transacción comercial, son la clave. Todo son libres de vender o comprar, no hay imposición o fuerzas de poder que condicionen el comercio. La libertad para actuar es uno de los pilares fundamentales del Estado Moderno. La mercancía actúa como un disciplinador social sobre la cual, empiezan configurar todas las relaciones. Su florecimiento en una sociedad estática, rutinaria y pasiva como la feudal, vino a erosionar paulatinamente todas las ataduras de dependencia personal (6).

La libertad económica que se desprende de la mercancía, es traslada también a la esfera política y social en un proceso lento que va mostrando el accionar del burgués. Como ciudadano del estado moderno y como representante “burgués” de la sociedad civil. Las transformaciones perpetradas por la relación mercantil que va configurando el tejido social desde una óptica liberal (libertad, igualdad, fraternidad) como bandera del progreso, sobre la cual los estados modernos irán haciendo la metamorfosis necesaria según las necesidades de la burguesía. La dualidad con el estatus quo va rompiéndose poco a poco y se van delineando con mayor nitidez el pensamiento burgués con todas sus implicancias. El poder ya no tiene un fundamento teológico, ahora están en base de las decisiones del pueblo soberano. El derrumbe del sistema feudal es perpetrado por la mercancía dando paso a las monarquías con aval de la población, pero que luego entraría en crisis como forma de representación puesto que ésta continuaría su avance dándole un protagonismo superior a la burguesía. La injerencia política y económica en el estado de derecho de la burguesía no podrá ser ignorada pues seguirán siendo protagonista del cambio.

La expansión de la mercancía modifica fuertemente las relaciones de poder, sociales y económicas. Primero de un modo tímido pero después con un protagonismo ineludible, la separación de la razón de la fe supone uno de los hechos más importantes del pensamiento burgués derivado principalmente de la relación económica mercantil. Una construcción del pensamiento que se va sucediendo sobre los hechos fácticos diferente al pensamiento cristiano feudal.

Así se puede decir que el dinero hoy -capacidad de adquirir mercancías- define la libertad en el régimen actual capitalista. Quién no la posea, estará excluido. La libertad tiene precio y se ha convertido en una mercancía más.

diegoacevedo.ar@aol.com

REFERENCIAS

(1; 5) “Estudio de la mentalidad burguesa”; José Luis Romero (2006).
(2)  “Vasallo”; Wikipedia – http://es.wikipedia.org/wiki/Vasallo
(3) “Panorama de historia del pensamiento económico”; capitulo uno; Ernesto Screpanti, Stefano Zamagni (1997).

El término plotiniano: Perteneciente o relativo a la filosofía de Plotino. El sistema plotinianose basa sobre todo en la teoría de las ideas de Platón; Diccionario de epónimos .

(4; 6) “La necesidad del estudio de la historia del pensamiento económico”.

Anuncios

Comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s