Desde el derrumbe de la convertibilidad hubo más de 700% de inflación

Por Ismael Bermúdez. Es el aumento real de precios, según las mediciones alternativas. Desde el derrumbe de la convertibilidad, en diciembre de 2001, hasta ahora, los precios minoristas subieron la friolera del 711%. Y uno de los rubros que más aumentaron los precios fueron los alimentos, que más inciden en el gasto de los trabajadores, jubilados y sectores más pobres.

Así lo revela un informe de la experta Graciela Bevacqua –la desplazada directora del Área de Precios del INDEC– en base a los datos del INDEC hasta el momento de su intervención a comienzos de 2007, continuado a partir de allí con mediciones propias que integran el IPC Congreso.

Las cifras de Bevacqua son muy similares, por ejemplo, a las de la Dirección de Estadísticas y Censos de San Luis, que continuó midiendo la inflación en forma independiente al INDEC y ahora a las de la Dirección de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires.

Hasta fines de 2006, la inflación promedio fue de más del 91% y desde entonces hasta ahora, proyectando todo 2013, otro 324%. El acumulado, punta a punta, es del 711 por ciento.

“En 2009 – dice Bevacqua- hubo un freno en el aumento de precios debido a la crisis de EE.UU. y el bajo crecimiento económico del país. En cambio, en 2012 se mantuvo el bajo crecimiento de la economía pero se registró una suba de precios sostenida. Este fenómeno continúa a lo largo de este año, lo que implica una aceleración de los precios y la existencia de un nuevo piso para los próximos años”.

La suba promedio del 711% no fue pareja para todos los rubros porque, en algunos sectores, aun rigen precios regulados y subsidiados, como en el transporte o en servicios públicos. Justamente esos rubros tuvieron aumentos por debajo de la inflación promedio. La mayoría de los restantes sectores superaron holgadamente el promedio como pasó con los precios de los alimentos que subieron un 995% y los de indumentaria un 1.042%. En cambio, los precios vinculados a los servicios de la vivienda subieron un 430% y los vinculados al transporte el 390%.

Es sabido que los sectores más pobres destinan proporcionalmente una parte mayor de sus magros ingresos a alimentarse. Mientras, en promedio, los alimentos pesan el 31% en la canasta de consumo de los hogares, entre el 20% de las familias menores ingresos trepan al 46,6% y entre el 20% de ingresos medios incide el 40,86%. Así, el incremento de los precios de los alimentos por encima de la inflación perjudicó con mayor fuerza a los hogares de menores recursos e ingresos medios y no fue compensado por los menores incrementos en el transporte o en los gastos de los servicios de los hogares. En gran parte, los altos indicadores de indigencia y pobreza obedecen a este fenómeno.

En los primeros 9 meses de este año, según Bevacqua, la inflación promedio fue del 18,5%, mientras que para el 40% los hogares de menores ingresos fue del 19,6%. Eso se debió a que los precios de los alimentos subieron el 20,9% y los de la canasta básica el 21,5%.

Fuente: Clarín

Anuncios

Comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s