Derrota y final de ciclo para Cristina

Frente Justicialista para la Victoria

Frente Justicialista para la Victoria (Foto crédito: Mariano Pernicone)

Por Diego Acevedo. El 10 de diciembre de 2015 Cristina Fernández de Kirchner termina oficialmente su segundo mandato presidencial. La discusión sobre quienes serán los “herederos” del modelo después de la derrota en las elecciones legislativas plantea incógnitas. La Constitución y los resultados electorales desarman el sueño de Cristina 2015. El camino hacia la sucesión ya está en marcha.

Así como a finales de los ´90 la Constitución marcó un límite legal a Menem al imposibilitarlo como candidato a presidente por tercera vez. Este límite constitucional también le llegó a Cristina y marca el inexorable final del segundo período presidencial que comenzó en 2011 con más de la mitad de votos del país. Los resultados de las Legislativas –la diferencia de Sergio Massa sobre Martín Insaurralde fue de casi de 12 puntos- enterraron definitivamente los sueños de una Cristina “eterna” a través de una reforma constitucional que la habilitará a presentarse como candidata a presidente. La llamada re-re era impulsada por sectores del kirchnerismo, pero se fue apagando al compás de las protestas como el 13S o 8N. “Los sectores ultra K a los que pertenezco avizoramos el deseo de una reforma constitucional porque quisiéramos una Cristina eterna”; “todo el kirchnerismo pretende que Cristina sea candidata”. Sostuvo la diputada Diana Conti a RADIO 2 (Rosario).

El ciclo presidencial bajo la conducción de CFK está próximo a cumplir sus 8 años. Uno no debe confundirlo con el llamado “fin de ciclo” –aludiendo a cambios políticos y económicos del actual status quo- de un gobierno que se recuperó de la derrota del 2009 con creces. En todo caso de ocurrir, pasará en 2015 si uno de sus candidatos no logra sentarse en el sillón de Rivadavia. Sería el fin de un ciclo político iniciado en 2003 y el comienzo de otro.

La dificultad de presentar una alternativa “potable” en estos 10 años -que no sea la líder máxima del Frente para la Victoria- desnuda la poca capacidad de construcción que tiene el kirchnerismo fuera de sus líderes natos;  un proyecto personalista –y verticalista también- basado en la figura Néstor y Cristina que encontra sus límites en el tiempo. Límites que se visualizan por la Constitución o temas de salud, como el fallecimiento de Néstor o la ausencia de CFK en estas semanas, entonces se complica la continuidad.

Sobran candidatos pero algunos están cuestionados por la prensa y la sociedad, sumado a una imagen negativa elevada. Y otros no tienen imagen a nivel nacional como pasó con Insaurralde que necesitó de la figura de Cristina para hacerse conocido. “En la vida hay que elegir”, rezaba el slogan junto a la figura de la Presidenta y el gobernador Scioli. Después de las PASO, Scioli se cargó la campaña a sus hombros.

La imposibilidad del FPV para llevar a Cristina como candidata despierta dudas de quien podrá ser el candidato para la Presidencia en 2015.

¿Será el vicepresidente Boudou, un vice sospechado por causas de corrupción y que está ampliamente cuestionado por la oposición y por sectores del oficialismo?

¿Será el gobernador Scioli? ¿El mismo que los oficialistas catalogaban de traidor, de derecha y manejado por el CEO de un importante multimedio argentino?

¿O será  el desconocido Urribarri que tiene buenas referencias por su gestión en Entre Ríos?

¿O Zannini? El secretario Legal y Técnico que tiene diálogo directo con la Presidenta.

Las incógnitas son múltiples, cabe recordar que también Massa viene del seno kirchnerista y hoy es catalogado por muchos oficialistas como un traidor, es llamativo porque hay un porcentaje importante de personajes que pasaron por las filas del FPV y hoy están en el Frente Renovador. En el pasado, los Kirchner vinieron de la mano de Duhalde -en el post 2001- cómo garantía de continuidad, luego la alianza con Duhalde se rompió definitivamente.

La oposición también lanzó sus fichas para la carrera presidencial. En pleno festejo del PRO por el resultado de las legislativas, Macri fue el primero que se anotó oficialmente para la carrera en 2015 y este acuerdo no incluía a ningún integrante del gabinete  que haya estado con los K, dijo textualmente: “No habrá ningún integrante de gabinetes anteriores”. Haciendo una clara alusión a Massa.  Carrió, Binner y Cobos pueden protagonizar una futura interna de UNEN para el 2015.

La derrota que sufrió el FPV no es fue inesperada, sino mas bien anunciada, como esa obra del escritor Gabriel García Marquéz llamada “Crónica de una muerte anunciada”. No fue la muerte sino una derrota electoral, el relato mostró sus fallas al sincronizarse con la realidad –como la batalla épica contra las corporaciones– y se derrumbó en las urnas. Las comparaciones constantes con la Argentina de 2003 o 2001 para mostrar los beneficios económicos y sociales del modelo con respecto a la crisis no sirvieron de nada.

La imagen de CFK comenzó a descender vertiginosamente después de las elecciones del 2011 y con ello el rechazo al Gobierno. Estos dos años fueron movidos antes de llegar a la elección, pasaron muchas cosas. Algunas de ellas:

1) Se sanciona Ley Antiterrorista a pedido del GAFI.

2) Proyecto “X”: espionaje a organizaciones sociales, opositores y oficialista en manos de la  Gendarmería.

3) En 2012 la protesta minera acaparó la mayor atención. Cuestionamientos y conflictos sociales por la minería a cielo abierto. Famatina en el centro de la escena.

4) Tragedia de Once y los sucesivos accidentes que siguieron en los trenes de la Linea Sarmiento. Castelar y Once nuevamente.

5) Tráfico de influencias. El caso Ciccone que involucra al vicepresidente Boudou en el negocio de la impresión billetes de curso legal.

6) Fractura de la CGT. Moyano rompe oficialmente con el Gobierno. Termina dándole el apoyo a Massa finalmente luego de las Primarias.

7) Restricciones al dólar y a las importaciones (desdoblamiento de facto con una brecha que llegó a duplicar el valor del dólar oficial). Un dólar negro que está en torno a los 10 pesos.

8) Cacerolazos contra el Gobierno, 13S-8N-18A. A final del 2012 se produjeron saqueos.

9) Levantamiento de Gendarmería y Prefectura por recortes salariales.

10) La inundación en La Plata que dejó un saldo de 78 muertos oficialmente. Se cuestionó el accionar del intendente Bruera por la falta de previsión.

Todo bajo un marco de desaceleración económica que potenció los escándalos de corrupción y la mala gestión de gobierno en determinados sectores –como el transporte público-. La economía en 2013 comenzó su tímido repunte, pero no alcanzó para destrabar las expectativas negativas sobre el futuro. Advierten que de no revertir el derrumbe de las reservas del Central asoma el riesgo de una crisis cambiaria.
La crónica de una derrota anunciada se pudo observar mucho antes de las PASO, pero la miopía autoimpuesta no la quiso ver. Las PASO fue el camino a la derrota y las Legislativas la confirmación de ese camino elegido. Desesperadamente pusieron algunos de los temas de la agenda opositora para recuperar terreno -sin éxito- como la suba del mínimo no imponible o la inseguridad.

LOS NÚMEROS

Es cierto que son la primera minoría a nivel nacional con la ayuda de los aliados, pero el riesgo de una fuga a Massa pone en duda esa minoría para los dos años restantes. Y los números pueden cambiar: FPV y ALIADOS (33.15%); UCR, PS Y ALIADOS (21.38) Y FRENTE RENOVADOR Y ALIADOS (17.03%). Perdieron en los principales distritos del conurbano bonaerense, 32.18% del FPV contra 43.92% del FR. En La Matanza casi pierden a manos de Massa, FPV (43.75) y FR (40.18); el distrito recordado por el episodio en la Universidad de Harvard dónde la Presidenta le dijo a los estudiantes que preguntaban “Chicos, estamos en Harvard, esas cosas son para La Matanza”.

El fallo de la Corte Suprema declarando la constitucionalidad de la Ley de Medios que ordena a Clarín a desprenderse de sus activos para adecuarse a la ley hizo borrar por un momento la derrota oficialista -de que jamás pasó nada el domingo, a lo sumo fue una construcción mediática como la inflación y la inseguridad- y despertó el festejo de los alicaídos militantes en la Plaza del Congreso.

El kirchnerismo no ha muerto pero si ha sufrido un revés luego del 54%, y esto se lee como un rechazo a determinadas políticas del gobierno. Que a Cristina se le termina el mandato, es un hecho, el fin de ciclo presidencial y kirchnerista van en distintas vías. Uno tiene límite claro, el otro no. Creer que perdieron solo por Clarín y los medios hegemónicos es un error –los medios influyen pero atribuirle un 100% de responsabilidad es lavarse las manos- que no se puede explicar con la victoria aplastante del 2011. Juan Domingo Perón lo resumió perfectamente: “Gané con todos los medios en contra y perdí con todos los medios a favor”. Una síntesis de lo que puede venir a final del 2015.

diegoacevedo.ar@aol.com

02/11/2013

Anuncios

Comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s