El Gobierno y Clarín más allá de la Ley de Medios

De la Rúa - Clarín

(DSD). “Lo que el viento va a dejar”, tituló Federico Poore en Ámbito para consignar las opiniones de tres de las voces “más autorizadas” para estudiar “el campo que dejará la batalla” entre el Grupo Clarín y el Gobierno por la total aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA).

Se refirió así a Henoch Aguiar (exsecretario de Comunicaciones durante el Gobierno de Fernando de la Rúa y consultor en políticas de radiodifusión); a Pablo Llonto (autor del libro “La Noble Ernestina”) y a Martín Sivak (autor de “Clarín: el gran diario argentino. Una historia”, y quien esta semana advirió que el diario del multimedios optó por no publicar una nota suya escrita para The New York Times).

En este sentido, Poore señaló inicialmente que “más allá de lo que decidan los siete jueces” de la Corte, el Grupo Clarín “seguirá siendo, por amplio margen, el más grande del país”.

Y en este marco, comenzó la entrevista a los tres consultados. Primero, debatieron sobre el rol del matutino como “vehiculizador o promotor de cierto sentido común de los argentinos” y si ello “es recuperable” después de que fue puesto en debate en la opinión pública.

Según Llonto, Clarín “todavía tiene un peso fuerte en la agenda”; para Aguiar “es una reacción normal de la comunicación frente al discurso de una sola persona” y comparó: “el problema es que el modelo del Estado concentra en una sola voz las consignas políticas del día”.

Así, consideraron que el “poder de Clarín” es que “sigue siendo un factor importantísimo en la política argentina, un lugar al que los políticos miran constantemente”, realzó Llonto; y subrayó que lo que sí aparece “es un reflejo, una conciencia política, de no creer a priori lo que dice Clarín”.

Para Sivak, advirtió que “al mismo tiempo, los medios que responden al Gobierno también se leen con desconfianza” porque “hoy todos están bajo un gran observatorio”, enfatizó.

En tanto, para Aguiar “los medios no generan esta desconfianza en el Gobierno, sino que es la propia política económica -inflación, Impuesto a las Ganancias- la que hoy genera estos efectos comunicacionales laterales”. 

Consultados sobre sí es posible la desintegración del Grupo Clarín, el ex funcionario respondió “que alguien me explique cuál es la ‘voluntad de desconcentración’ habiendo un monopolio mucho más fuerte en el caso Telefónica”.

Sivak valoró que el fallo de la Corte “no va a ser una gran victoria ni una gran derrota para nadie” ya que si de este proceso “salen muy fortalecidos los Vila-Manzano, evidentemente estamos frente a algo grave”. En esta línea, destacó que “se ha puesto demasiado énfasis en este fallo cuando en realidad el Gobierno no viene aplicando la ley”.

“Pero si la Corte falla a favor de Clarín no haría más que remarcar el poderío del grupo. No hay una persona jurídica en la Argentina que haya conseguido frenar una ley democrática durante todo un período presidencial”, aseguró Llonto.

También Ámbito puso la lupa sobre el inicio del conflicto Gobierno-multimedios. Los especialistas esbozaron sus teorías.

Para Llonto fue la pelea “del campo”, que “inclinó bastante la balanza”. Para Aguiar

Según Sivak, Kirchner esperaba “un tratamiento mucho más amigable”; y “vio tres cosas de Clarín”. Primero, que su audiencia eran sus votantes. Segundo, que dada su debilidad inicial necesitaba un grupo heterogéneo de apoyos: “los organismos de derechos humanos, Hugo Moyano y Clarín”. Y tercero, que la política de expansión del grupo no iba a traerles conflictos a sus gobiernos.

Y coincide con Llonto en marcar el conflicto con el campo como disparador. “Kirchner vio un ataque en el tratamiento que Clarín, sobre todo TN, le dio” al tema.

En contraposición, Aguiar sostuvo que la 125 “es un excelente argumento encontrado por Clarín para distanciarse de alguien que quería tener una participación accionaria dentro del medio”. Según apuntó, “cuando Magnetto estaba siendo operado hubo un intento de compra” y eso “fue visto como una puñalada”.

Entre otras de las preguntas, Poore fijó si “funciona esta agenda de pegarle al Gobierno por izquierda y por derecha al mismo tiempo”.

“Al grupo no le importa”, indicó Llonto; mientras que Aguiar valoró que “Clarín apoyó mucho, y por demasiado tiempo, a un Gobierno, y en algún punto empezó a perder credibilidad cuando hizo un golpe de péndulo en sentido contrario”.

Sivak reparó en “uno de los cambios que pasó absolutamente inadvertido de este conflicto”: Clarín sacó sus editoriales. Y anotó que la “estrategia no ha sido tan mala” porque el grupo “fideliza lectores antikirchneristas y hoy tiene su núcleo duro: puede que caiga en ventas, pero a Radio Mitre y a Canal 13 les va muy bien”.

Finalmente, sobre el fallo de la Corte, Sivak agendó que “ni Clarín va a terminar con el Gobierno, ni el Gobierno va a intervenir, expropiar ni hacer nada de eso”. Llonto subrayó que “si muchos políticos en la Argentina hoy lo miran con respeto (al Grupo), con un fallo favorable nadie se va a atrever a desafiarlo por décadas”. –

(DSD)

Anuncios

Comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s