Dólar: el verde que desvela a los argentinos

Verde que te quiero verde

Por Diego Acevedo*

La historia económica y política de la argentina siempre marcó al billete norteamericano como ganador de las crisis; la moneda nacional sufrió diversos ataques, entre ellos, el fin del patrón oro, devaluaciones brutales, hiperinflaciones, crisis de deuda y otros golpes económicos. De esta manera se fueron derrumbando los cimientos de la moneda nacional favoreciendo así la dependencia con el dólar – la economía de Argentina se transformó en una economía bimonetaria- en materia de estabilidad económica. Cualquier cambio sensible en la variable de tipo de cambio alterará rápidamente el humor social.

Una economía celeste y verde

Los sucesivos cambios de moneda- cinco, desde que se instauró Peso Moneda Nacional- a lo largo de la historia argentina determinaron la desconfianza de los argentinos por la moneda local, numerosas devaluaciones y corridas cambiaras afianzaron al dólar como refugio, a pesar que de que hoy sufre una devaluación a nivel mundial. Así se configuró un nuevo esquema donde todas las transacciones están “dolarizadas”, porque todos siguen la cotización del billete y remarcan en función de su valor. Desde el “Rodrigazo” se afianzó el proceso de dolarización de la economía: los sucesivos desequilibrios macroeconómicos que a veces iban acompañados de “golpes de mercados” facilitaron la destrucción de la moneda.

El dólar pasó por todas las épocas y se llevo puesto a gobiernos y ministros de economía: la tablita de Martínez de Hoz, El Plan Austral, La Convertibilidad. Fueron los planes que se aplicaron en las últimas décadas para tratar de contener el problema derivado de las fuertes depreciaciones de la moneda local que se traducían en fuertes devaluaciones, configurando así, una fuerte transferencia de riquezas entre distintos sectores de la economía. Por supuesto que siempre había ganadores y perdedores tras un proceso devaluación y posterior cambio monetario.
Tras la salida abrupta de la convertibilidad a fines del 2001, el dólar alcanzo en esos días la cotización más alta, llegando los cuatros pesos, muchos analistas advirtieron que Argentina iba camino a la hiperinflación y como solución planteaba la dolarización de la economía. Resignando así a la pérdida de soberanía monetaria.

Datos que explican la obsesión

• El 70% de la gente siente incertidumbre y preocupación cuando hay movimientos relacionados con el dólar, ya sea subas lentas pero diarias o decisiones que puedan afectar las posibilidades de compras.

• Nuestra sociedad es altamente receptiva a rumores cambiarios y las decisiones para controlar las compras y ventas de divisas son motivo de incertidumbre y preocupación.(1)

• El Passtrought -que mide la relación entre la depreciación de la moneda con el aumento de los precios internos- es del 100 % en Argentina. Es decir, los precios locales sigue el valor del dólar.

• Caída del poder adquisitivo fuerte. El Golpe Militar de 1976 marcaria un punto de inflexión en la economía argentina de la cual sería difícil salir. Hubo un sube y baja en materia salarial a lo largo de las décadas, con tendencia a la baja, de la cual solo kirchnerismo logró frenar parcialmente. No obstante todavía se está muy lejos de del poder adquisitivo de la década del 70 y todavía en algunos sectores no superó al del menemismo.

• Un Peso de HOY equivale 10.000.000.000.000 Pesos Moneda Nacional (1881-1969). Los sucesivos cambios monetarios producto de crisis económicas y de la inflación siguen mostrando al dólar como el “ganador”. Cambios constantes en el signo de la moneda significaron una transferencia de riqueza.

Hoy el dólar está en baja a nivel mundial pero en Argentina sigue siendo refugio de los argentinos. Una inflación elevada -y constante- combinada con un tipo de cambio casi fijo alimentan las demandas por adquirir la moneda norteamericana para protegerse de nuevas turbulencias en materia económica. Una práctica habitual que está en los argentinos y será difícil de desterrar hasta que no tengamos una moneda fuerte. La estabilidad económica es un punto importante pero no el único, lo más difícil es “pesificar” la mente de los argentinos.

Conversión:

Peso Moneda Nacional es el inicio de la unificación monetaria del país.

1 Peso Ley ($ley) = 100 Pesos Moneda Nacional (m$n)

1 Peso Argentino ($a) = 10.000 Pesos Ley

1 Austral (A) =1000 Pesos Argentinos

1 Peso Convertible ($) = 10.000 Australes

Por lo tanto: El valor evolucionó de la siguiente manera: 1 (un) Peso = 10.000 (diez mil) Australes= 10.000.000 (diez millones) Pesos Argentinos =100.000.000.000 (cien mil millones) Pesos Ley = 10.000.000.000.000 (diez billones) Pesos Moneda Nacional.

*Estudiante de economía. Publicado en Revista Aire.

Anuncios

Comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s